Posteado por: jose | noviembre 14, 2014

13 de noviembre de 2014.

El día después de ir al preparador siempre es un poco complicado, al menos para mí, noto como esa sensación de liberación que surge tras una situación tensa, como que el cuerpo y mente se relaja y es complicado ponerla a funcionar.

Una de las cosas que estoy intentando cambiar para aprovechar mejor el tiempo y así tener más opciones de aprobar es hacer una planificación semanal real y sobretodo cumplirla, es decir, dejar de ser un procastinador.

Tradicionalmente suelo o solía sentarme en el escritorio, coger el programa y decidir según mis sensaciones que estudiar, al final de la semana, con carácter general suelo cumplir más o menos el objetivo, a veces me quedo corto, a veces estudio demasiado una asignatura en detrimento de otras y he decidido que eso se tiene que acabar…bueno en realidad lo decidió mi preparador que tras leer mi ” libreta ” comprobó que tengo partes del temario mucho más machadas que otras y hay que acabar con ese desequilibrio.

Esta necesidad de programar el estudio y cumplirlo no es nueva, de hecho, en repetidas ocasiones coacciono a mi novia a que me haga una planificación, es buenísima en eso, y en repetidas ocasiones me abronca por no ajustarme al plan pero eso se acabó y he decidido que lo que esté marcado en el calendario se estudia en el día y hora fijado y el día no acaba hasta que estén vistos esos temas.

En este tema de la organización creo sinceramente que las compañeras opositoras son mejores y más disciplinadas que nosotros, al menos que yo lo son, siempre que veo en Instagram las fotos que suben con los calendarios de estudio y que los cumplen me digo: ¡olé, si señor, eso lo tengo que hacer yo también!.

Hoy he cumplido, mañana ya os lo contaré…

Sed buenos.

XOXO

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: