Posteado por: jose | enero 31, 2011

31 de enero de 2011

Hace días que le estoy dando vueltas a mi estado de ánimo y en que fase de la superación de la decepción estoy; no sé por qué pero hoy mientras estudiaba el tema 4 de derecho mercantil, relativo a la contabilidad mercantil, que es un auténtico ladrillo, se me vino a la cabeza una clasificación de los estados de ánimo por los que atraviesan las personas que están “enganchadas” a algo; evidentemente no tiene ni punto de comparación pero sí me sirvió para saber en donde me encuentro.

Esa clasificación consta de las siguientes fases: 1º negación; 2º enfado; 3º resignación; 4º aceptación; 5º curación.

A mi la fase 1º o de negación me duró un par de días, de hecho al salir del examen no era consciente de lo que había pasado, pensaba que simplemente era sólo un mal cante, que la para la semana siguiente tendría otra posibilidad, de hecho me tomé unas cañas con unas amigas y estaba sorprendentemente tranquilo y relativamente contento.
Al día siguiente de camino a casa, sólo me decía que no fuera culpa mía si no del tribunal que se había equivocado, que tenía que estar aprobado.

La fase 2º, la del enfado, brotó de manera abrupta, durante el primer fin de semana post examen, de hecho me tire todos esos días sin poder dormir y mi único consuelo era llorar y acordarme de todos los santos, la única consecuencia de todo ello es que conseguí que la gente que me importe se enfadase y mucho conmigo; pero de esto sólo se da uno cuenta cuando “ya la ha cagado”.

Ahora creo que estoy a camino de superar la fase 3º, de la resignación, y entrar en la fase 4º, de la aceptación. Digo que estoy a camino de una y otra fase porque por momentos encuentro cierta paz interior, síntoma inequívoco de que aceptas la situación e intentas pasar página; pero en otros momentos, sobretodo cuando ya llevo unas horas de estudio en la soledad de la biblioteca, me resisto a aceptar la situación, me desconcentro y me enfado conmigo mismo hasta el punto de tener que levantarme e irme para mi casa.

De hecho en esos momentos solo encuentro paz haciendo deporte, en 2 días corrí 16 km, ayer 10 y hoy 5, siempre me ha gustado correr y lo hago con mucha frecuencia, me gusta correr porque es como opositar, estás tu sólo contra el mundo, corres luchando no hacerle caso al cerebro que te dice: “para, estás cansado, ya has corrido suficiente…” y tu sólamente intentas no hacerle caso y seguir adelante, al igual que intentas pegarte a la silla y seguir estudiando.

Espero pasar rápidamente a la última fase para rendir en el estudio, algo que ahora no estoy consiguiendo, pero todo llegará.

Anuncios

Responses

  1. Animo chikillo! Todo pasa… si es una mier… pero ya está hecho, lo único que se puede hacer esmirar para delante e intentar poner remedio a lo pasado, nada más. De todas formas este bache va a ser dificil de superar, asi que paciencia.
    Un abrazo

    • A ti mi querida surfer sólo te puedo decir esto: muuuuuuuuaaaaaaaaakkkkkkkksss!!

  2. Hola Cuarti!

    Siento que estés aún mal,pero no desesperes porque no es para siempre. Te lo digo yo, que en 10 años he suspendido sin saber porqué en muchas ocasiones y te aseguro que pasados los días vuelves a ser el mismo de siempre.

    No entiendo que los que te quieren se hayan enfadado contigo, pues me parece normal que después de una decepción uno tenga unos días de bajón en que sólo quiera llorar y estar tirado en el sofá.

    Ánimo, que poco a poco la tormenta va pasando y estudia cuando te sientas con fuerzas para ello.

    Besos

    • Gracias Earnshow, es verdad, cada uno sabe lo suyo, gracias por tus ánimos,ah..gracias por tus numerosos comentarios 🙂

  3. tomate tu tiempo, llora, has ejercicio, piensa a otra cosa, una vez terminado ese tiempo comienza de nuevo. todos pasamos por esos mismos momentos y entiendo perfectamente tus sentimientos. te has preguntado cuantas veces han fallado los inventores antes de crear algo? quizas miles de veces, pero no se dieron por vencidos 🙂
    fuerza 🙂 identifica tus errores y aprende de ellos, trabaja tus debilidades, duerme, relajate y comienza otra vez.
    un abrazo

    • Hola Diana, eso estoy haciendo, pero siempre es bueno que te recuerden que hay vida más allá de los manuales y códigos.


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: