Posteado por: jose | enero 18, 2011

18 de enero de 2011

En el momento en que estoy escribiendo esta entrada me encuentro en un autobús camino de vuelta a casa,es un viaje largo y creo que estoy lo suficientemente calmado y sobretodo aburrido para poder explicar mi experiencia en el Tribunal Supremo.
Esencialmente y sin entrar en detalles innecesarios,lo que pasó es que canté los 5 temas y suspendí,la historia se repite.
La verdad es que no puedo ser objetivo a la hora de valorar la opinión del tribunal,simplemente consideraron que no sé o mejor, que no demostré lo que sé para alcanzar el aprobado.
Por eso me voy a centrar en lo positivo y esto es esencialmente que realicé el examen completo,ahora sí que puedo decir que he superado el miedo escénico,tras lo de ayer nada me distraerá en el futuro,llegaré al tribunal,haré el esquema y les diré,mirenme bien,no quiero ser su amigo,no lo necesito,pero voy a obligarles a que me aprueben,aún cantando con un marcado acento gallego.
La capacidad de abstraerse de sus miradas,gestos,aperturas y cierres de código,miradas furtivas al crónometro y demás hecho de los que podamos deduucir que algo no les suena bien es básico;somos unos actores que tienen que representar su papel si queremos pasar el casting y formar parte de la plantilla. Es lo primero que te dicen los preparadores al comenzar esta locura,pero es lo más difícil de dominar,controlar nuestros propios demonios,mantenerlos ocultos,no dejarlos aflorar.
El recorte de tiempo se nota,pero al igual que los miedos se puede superar,es sólo entrenar,es decir,cantar,cantar y volver a cantar.
Y el temario se acaba dominando a base de esfuerzo y tesón.
Sin más, le deseo toda la suerte del mundo a todos los compañeros que se van a examinar.
Hasta pronto.

Anuncios

Responses

  1. Lo siento. Descansa y luego ¡a seguir luchando!


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: