Posteado por: jose | abril 15, 2010

15 de abril de 2010.

Como todos los jueves a estas mismas horas acabo de llegar a casa después de cantar, hoy he cantado el tema 71 de derecho civil, la regulación del matrimonio en el cc…y el tema 17 de derecho penal, las penas privativas de derechos…

Cuando el preparador me marco los temas que tenía que cantar ni siquiera miré el programa ni hice esquema, es una costumbre que tengo, no sé si buena o mala, prefiero ir como se suele decir “a la vendida”, yo creo que es una buena manera de entrenar el autocontrol y la capacidad de seguir exponiendo sin quedarse callado o utilizar la muletilla, “eh…”, que a todos nos sale al enlazar conceptos o ideas.

Antes de cantar me dedico a escuchar a la compañera que lo está haciendo, pero lo hago concentrándome, como si fuese yo quien le estuviese tomando el tema, me sirve para resapar el tema y para ver si me lo sé o si ella dices cosas distintas a las mías, puesto que al final cada uno estudia por donde quiere, manuales hay muchos y ninguno es el “oficial”. Si al final de su exposición y después de que el preparador le diga lo que considera oportuno, tanto para lo bueno como para lo malo, yo comento con ella y el preparador a dudas que me hayan podido surgir, hoy por ejemplo, tuvimos una lección magistral de mi preparador sobre el “delito imposible”, cuando se pone a hablar así pienso que es una biblioteca con piernas, me asombra ver como dominan la materia y sobretodo lo sencillo lo explican.

La cuestión es que cuando me dijo el preparador que comenzase y leí los epígrafes me dije hay que ir muy rápido, a mi ese tema a velocidad normal me queda en 16 casi 17 minutos, con el tiempo de exposición antiguo sólo salía un poco largo, pues hoy lo canté en 13 minutos y medio, sólo dije el cc y muy rápido, de hecho no sé si en el examen sería capaz de en el 3 tema cantar a esa velocidad.

Cuando pase al de derecho penal más de lo mismo, me quedó también en 13 minutos, diciendo sólo el cp y muy rápido.

Al acabar el preparador me dijo hablaste muy rápido y yo le dije que en estos temas no hay opción, literalmente: “hay que ser una escopeta hablando, con la reducción de tiempo no hay otra opción”.

Cambiando de tema y una vez que ya os conté como me fue el cante, antes de ponerme a escribir esta entrada, respondí un comentario de “unkwnown” a la anterior entrada, diciéndole que es muy fina la línea que separa el éxito del fracaso en esta oposición, sin embargo quiero matizar esta idea.

¿Qué debemos entender por fracaso?, la respuesta que inmediatamente se me viene a la cabeza es “el no haber conseguido aprobarla”, sin embargo esa idea no me convence, yo cuando la gente me pregunta ¿y si no la apruebas qué, tiempo perdido? yo les contesto que me lo tomo como un master económicamente asequible, claro está si tu familia puede mantenerte sino la cosa cambia mucho.

Para mí el opositor que después de no se cuántos años lo deja porque no logra aprobar y considera que son mejores otras opciones y se pone a buscar trabajo, pero que ha estudiado todo lo posible, que se ha esforzado, que se ha dejado la vista y la espalda estudiando, aunque no apruebe no fracasó, porque sabe mucho más que la mayoría de los licenciados en derecho y te puede sortener una discusión jurídicamente fundamentada con cualquier letrado que lleve tiempo trabajando, es decir, sabe de derecho y mucho; otra cosa es que en las ofertas de trabajo te pidan experiencia, pero antes o después acabará encontrando un despacho o lo montará él y podrá demostrar al mundo, a esas personas que sólo miden la calidad y capacidad de una persona por los títulos logrados que estaban equivocados, aunque no se lo reconozcan abiertamente, el sabrá que ellos saben que estaban equivocados.

Evidentemente por el mero hecho de decir “estoy opositando para ser juez/fiscal”no vas a aprobar, tienes que esforzarte y si al final no apruebas, te fastidia y mucho pero la vida sigue.

Lo que digo para esta oposición vale para cualquier otra, porque se presenta mucha gente y todos tienen las mismas ganas que tu de aprobar, por ello considero que hay que respetar mucho a los opositores con independencia de si al final logran aprobar o no.

Yo por el momento no pienso tirar la toalla, no sé si aprobaré o no, pero me voy a dejar la vista en ello, porque cada días estoy más convencido que me gusta esta profesión y quiero aportar mi granito de arena para intentar lograr vivir en un país mejor.

Anuncios

Responses

  1. Hola, ¿qué tal?
    Me alegro mucho de que te haya ido bien el cante. La verdad es que (en mi opinión) sí que es bueno cantar sin esquema, porque si eres capaz de hacerlo así, en caso de que, por lo que sea, te bloquees en el momento del examen o no te dé tiempo a hacerte esquema de todos los temas, podrás sacarlo adelante más fácilmente que si sólo has cantado con esquemas. Aun así, yo creo que es bueno practicar de las dos formas porque, del mismo modo, estar acostumbrado y tener aprendida la técnica del esquema también puede resultar muy útil y sacarte de un atolladero. En cuanto a lo del programa, yo creo que siempre hay que mirarlo para estar seguros de que no se nos escapa algún epígrafe tontorrón… que nos puede costar un suspenso.
    ¡Buenas noches! 🙂

    • Hola Pichús!!

      Tienes razón, el otro día por no mirar el programa me quedo muy largo el tema 16 de procesal penal, a mi me dijo el preparador canta los arts de previo pronunciamiento y eso hice, a mitad de cante vi el programa y me di cuenta de que todavía me faltaban escritos de calificación y la conformidad; tendré que leer el programa que es gratis, jaja

      Los esquemas también hay que entrenarlos, mi problema es que al estudiar un tema lo hago y me digo lo voy a guardar para repasarlo y en el examen ser capaz de escribirlo en 2 minutos, pero después me olvido y al repasar el mismo tema vuelvo a hacer otro, soy un desastre para eso.

      Un saludo 🙂

  2. HOla a los dos:
    Pichús: en tu blog no escribo pq hay que registrarse y para mi es muy rollo eso, pero que sepas (te lo digo a través de aquí pq es la única forma posible) que a ti también te leo desde hace mucho y que me gusta mucho tu blog, así que tu también POR FAVOR SIGUE POR AQUÍ, os necesitamos para no sentirnos tan solos en este mundo tan solitario del opositor.
    Sobre la idea de fracaso, desde luego para mi no es fracaso un opositor que no consigue la meta, que es tener la plaza, pero no todo el mundo es así, sobre todo la sociedad, si apruebas te ven de una forma, si suspendes: te ven un bicho raro, que lleva ahí años, que no trabaja y cuando al final abandonas, pues la sensación de fracaso, de no conseguir la meta además de tenerla la sociedad seguro que la debe tener uno mismo y ya te digo fracaso entendido como no conseguir el objetivo final.
    Pero fracaso en sentido estricto no creo que lo haya porque son muchos los conocimientos adquiridos y puede resultar una inversión a largo plazo, no?

  3. Ayyy la dichosa reducción de tiempo… yo de los 13 y pico no he conseguido bajar. A ver en el próximo cante;)
    En cuanto al fracaso, pues mira yo creo que el hecho de haber tenido los huevos de intentarlo ya es un triunfo. No hay mucha gente que pueda “presumir” de haberse arriesgado a opositar sabiendo que no hay garantías de aprobar y lo dura y arbitraria que puede llegar a ser esta “carrera”.

  4. Hola unkwonw, estoy de acuerdo contigo, poderemos aprobar o no, pero nadie nos va a quitar lo que hemos aprendido, que como dije en la entrada, es mucho más de lo que saben muchos abogados.

    Hola Mery, suscribo todo lo que dices, cuando uno se supedita al criterio de otro corre el riesgo de no aprobar, pero ahí esta el mérito, como dices tú, de echarle los huevos de intentarlo.

  5. Buenas!!!

    Considero que cantar los temas sin esquema es lo ideal, siempre que le tengas muy muy clarito en la cabeza. Y más ahora, con el recorte de tiempo, que hay que ir a lo fundamental, y sabernos todo el esqueleto puede sacarnos de un atolladero si el tiempo se nos echa encima.

    En cuanto a lo de opositar…el dominio que se adquiere del conjunto del Ordenamiento Jurídico es muy superior a un Licenciado e, incluso, me atrevería a decir que superior al de más de un abogado con pocos años de ejercicio. No es un fracaso ni es tiempo perdido. Además de conocimientos, la oposición es una forja de voluntades. Y eso vale mucho. Un saludo

    • Hola Pucelano!!

      Estoy de acuerdo contigo en todo.

      Un saludo.


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: