Posteado por: jose | marzo 16, 2010

5 de marzo

Después de haber dado ayer los temas semanales, concretamente “canté” el tema 9 de derecho constitucional y el tema 15 de derecho civil, hoy toca intentar hacer un plan de estudios realista, lo cual me resulta enormemente difícil, pues nunca cuento con los imprevistos que a todos nos afectan.

Esta semana tuve varios de esos imprevistos, lo típico, cita con el médico, andar detrás de los fontaneros para que me arreglaran el calentador, tardé una semana (como ellos no se duchaban en agua fría), visita familiar, ect…

A medida que pasa el tiempo me voy dando cuenta de lo maniáticos que llegamos a ser los opositores, sobre todo en lo que se refiere al lugar de estudio.

Durante un tiempo estudiaba siempre en bibliotecas ya que durante la carrera no me molestaba el ajetreo típico de las facultades, quizás porque yo también formaba parte del mismo, pero ahora me molesta muchísimo la gente que llega a la biblioteca, coge un sitio y está todo el día de un lado para otro o hablando demasiado alto; al principio opté por usar tapones para los oídos, pero no es una solución definitiva ya que no insonorizan el 100%.

Ahora normalmente estudio en casa, estoy solo prácticamente todo el día,  lo que me permite mover mi sitio de estudio entre la habitación y el salón, estudiar en voz alta o en silencio, etc…

Cuando estoy cansado de estar tanto tiempo en casa sin ver mundo, voy a alguna biblioteca, me ha costado pero he encontrado 2 bibliotecas en donde impera el silencio, no hay problemas de sitio y tienen un horario adaptado a nuestras necesidades, son la de la facultad de químicas y la de óptica, ambas de la USC, si vivís en Santiago de Compostela y necesitáis un sitio tranquilo para estudiar las recomiendo.

Además del lugar de estudio, también soy bastante maniático con mi horario, intento hacer jornadas que no bajen 8 horas, mis preparadores dicen que una jornada óptima es de 10 horas, lo cual es francamente difícil, pues lo importante es la calidad, más que la cantidad, pero también es cierto que para tener unos buenos temas son necesarias muchas horas, por lo que al final supongo que las horas diarias de estudio nos las marcamos nosotros mismos, cuando notas que no estás rindiendo, tiras los libros y punto, que esto es una carrera no de fondo, sino de fondísimo.

Me despido con un: ¡ánimo, seguro que este año aprobamos!.

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: